¿Es Bueno Tomar Vitamina C en el Embarazo? (Aquí la Respuesta)

El ácido ascórbico o comúnmente conocido por todos como vitamina C ayuda al mantenimiento y formación del colágeno necesario para el bienestar de la piel, así como también a la regeneración de los tejidos de la misma.

El organismo se encarga de desecharla a diario por medio de la orina, es decir, no se almacena en el cuerpo.

La vitamina C provee al organismo de grandes beneficios, sin embargo, su consumo debe ser controlado siguiendo las indicaciones de tu médico tratante, sobre todo cuando te encuentras en una de las etapas más lindas para toda mujer como es el embarazo, pero que a su vez requiere sumo cuidado y precaución.  

Muchas mujeres cometen un grave error al pensar que si consumen grandes cantidades de alimentos o en este caso de vitamina C obtienen mejores beneficios tanto para ellas como para el feto que recién se está formando en su vientre, por tal motivo es importante recordar que cualquier medicamento que sea administrado en altas dosis o por tiempos prolongados puede causar daños a tu bebé.

¿Es recomendable?

La vitamina C es recomendada durante el embarazo siempre bajo la estricta vigilancia del médico encargado de llevar el control del embarazo.

De acuerdo a tus condiciones de salud será necesario una cierta dosificación de ácido ascórbico o solo el apoyo de la misma de manera esporádica.

Cabe destacar que la ingesta de esta vitamina en cantidades excesivas sin previa autorización de un médico autorizado podría generar acidez estomacal y en el peor de los casos provocar un parto antes de la fecha establecida o parto prematuro.

Recuerda que la vitamina C no solo se encuentra disponible en farmacias bajo la presentación de suplemento vitamínico, sino que también existen alimentos o frutas con alto contenido de vitamina C que puedes aprovechar.

Beneficios de la vitamina C en el embarazo

vitamina c en el embarazo
vitamina c en el embarazo

El uso o la ingesta de vitamina C durante el embarazo es indispensable ya que permite al bebé desarrollar su sistema óseo además de proveer la generación de tejidos en condiciones normales y el aumento de la inmunidad.

No solo él bebé obtiene los beneficios del consumo de esta vitamina, sino que también su madre recibe sus bondades, entre las cuales mencionaré las siguientes:

  • Al momento del consumo de vitamina C la gestante puede absorber con mayor facilidad el hierro disponible en algunos alimentos de consumo diario y así evitar ser víctima de la llamada anemia ferropénica. La anemia ferropénica representa un grave peligro para él bebe, ya que al no tener su madre la cantidad de hierro necesario para que los glóbulos rojos puedan transportar el oxígeno a los tejidos esto retrasa el desarrollo del feto.
  • A medida que los meses pasan y la barriga va aumentando su volumen comienza la aparición de estrías en la piel, lo cual preocupa a la mujer por el aspecto físico, por tal motivo consumir vitamina C se ha convertido en una maravillosa opción ya que por medio de él se origina la producción de colágeno necesario para combatir la aparición de esas desagradables estrías en la piel.

En el caso de mujeres con deficiencia de vitamina C corren el riesgo de desarrollar los siguientes episodios, ambos peligrosos para ella como para su bebé:

  1. Pueden sufrir una alteración en los niveles de tensión arterial que ocasione a su vez una preeclampsia o una eclampsia severa con riesgo de muerte del feto y de la gestante.
  2. El déficit de vitamina C permite la presencia de defectos de nacimiento asociados al llamado envenenamiento por plomo, esto ocurre cuando la madre se encuentra expuesta al plomo por la zona donde habita o labora.
  3. Ante la carencia de vitamina C la madre y su bebé podrían ser víctimas del síndrome HELL, mejor conocido como el trastorno en el cual se produce una disminución de plaquetas, un aumento en la cantidad de enzimas hepáticas y la descomposición de los glóbulos rojos en la sangre que representan un peligro para la vida de ambos.

Recomendaciones al tomar la vitamina C

Para proveer al organismo de la madre y el bebé los beneficios que aporta el consumo de la vitamina C se recomienda lo siguiente:

Vitamina C en forma de suplemento:

La dosis de vitamina C a administrar durante el embarazo es de ochenta y cinco miligramos al día (85 mg), debes tener siempre presente que será tu médico encargado de hacer el seguimiento y control de tu embarazo quien te indicará si es necesario aumentar la dosis o suspenderla en el caso de no considerar necesario continuar con la ingesta de esta vitamina.

Ahora bien, además del suplemento también existen variedad de alimentos o frutas que proporcionan la cantidad de vitamina C requerida de manera natural, entre los que destacan:

La naranja

El jugo de naranja aporta un alto porcentaje de vitamina C al organismo, específicamente el setenta por ciento (70%) de la dosis diaria indicada en casos de embarazo.

El limón

Al igual que la naranja puedes consumir el limón en forma de jugo para obtener la vitamina c que necesitas, te recomiendo tomar un vaso de jugo de limón todos los días durante el almuerzo y la cena.

El Kiwi

El kiwi es considerado una de las frutas con gran contenido de vitamina c, específicamente el (70 mg/taza), hacer de esta fruta  parte de tu merienda diaria te ayudará a mantener u obtener la cantidad de vitamina que requieres en esa etapa de tu vida.

La mandarina y la fresa

La mandarina y la fresa son otras de las frutas con gran contenido de vitamina C que la naturaleza pone a tu disposición, la mandarina posee () y la fresa contiene (95mg/taza),  puedes comer un ejemplar de ellas una vez al día todos los días.

Además de beneficiarse por medio de la vitamina  C estas frutas proporcionan una sensación frescura para tu organismo.

El aguacate

El aguacate es una fruta usada en la mayoría de los hogares del mundo como complemento de la mesa a la hora de preparar almuerzos o cenas, aunque no contiene gran cantidad de vitamina C (24 mg/unid)  puede complementar la cantidad que necesitas haciendo uso de él.

Preparar ricas ensaladas con esta fruta, puedes  agregar una pequeña porción de tomate, perejil y una pizca de sal y complementar la cantidad de vitamina que requiere tu organismo.

Pero no solo dispones de frutas con vitamina C también puedes optar por el uso de algunas  hierbas, especias o verduras, entre las que destacan:

El pimiento rojo

Si eres de esas personas que no admite el consumo del pimiento rojo crudo puedes usarlo para condimentar tus comidas, así pasará desapercibido a tu gusto y paladar y podrás aprovechar el potencial contenido de vitamina C que existe en el.

Perejil

El perejil es una excelente hierba culinaria que puedes usar como aliño a la hora de preparar tus comidas y ensaladas, consumirlo todos los días entre tus alimentos proporciona tanto para ti como para tu bebé parte de ese porcentaje de vitamina C que ambos necesitan.

Brócoli y repollo

El brócoli y el repollo también son recomendados dentro de tu dieta alimenticia por su contenido de vitamina C, prepara exquisitas ensaladas con estas verduras adicionando zanahorias, una ramita de perejil,  un toque de aceite de oliva y limón para hacer más apetitosa tu comida.


error: Content is protected !!