¿Son Peligrosos los Rayos X en el Embarazo? ¿Afectan al Bebé?

Seguramente te ha pasado que al visitar algún centro médico específicamente el área de rayos X observas la presencia de avisos indicando que debes notificar al personal encargado de la zona y de los estudios allí realizados  si estas embarazada o sospechas estarlo, esto se hace de manera preventiva ante el riesgo de afectar el feto que comienza a formarse en tu vientre.

Son muchas las mujeres que se angustian cuando por alguna emergencia con un familiar deben asistir a estos centros de diagnóstico  o cuando un especialista en otra área le indica que es necesario practicarse un estudio que involucra rayos x, por esta razón resulta de gran importancia para la salud de tu bebé y por tu tranquilidad avanzar en la lectura de este artículo en el cual te hablaré acerca de los rayos x y su relación con el embarazo.

Comencemos por aprender

¿Que son los rayos X?

rayos x en el embarazo
rayos x en el embarazo

Los rayos X son radiaciones u ondas electromagnéticas mediante las cuales se puede observar el interior del cuerpo humano para diagnosticar alguna enfermedad o verificar el daño ocasionado a alguna parte del cuerpo luego de un traumatismo.

Los resultados obtenidos vienen en tonalidades blanco y negro, esto se debe a que no todas las partes del organismo absorben la misma cantidad de radiación. ¡Asombroso verdad!

A continuación te explicare de acuerdo a la parte del cuerpo cuál es el color a obtener en los estudios comenzando por la parte que absorbe mayor cantidad hasta la de menor absorción:

  • Los huesos: El calcio que contienen los huesos absorben la mayor cantidad de rayos x lo cual se demuestra en los estudios al mostrarse de color blanco.
  • Las grasas y tejidos blandos absorben menos cantidad de radiación que los huesos por lo tanto se ven de color gris en los estudios realizados.
  • Los pulmones: El oxígeno contenido en los pulmones absorbe muy poca radiación por tal motivo los pulmones se observan de color negro.

¿Qué pasa con los rayos X en el embarazo?

Es poco probable que una mujer en periodo de gestación requiera la realización de un estudio de rayos x, sin embargo dadas las circunstancias o la presencia de un evento inesperado se evalúa con sumo cuidado si es necesario exponer al bebé a los efectos de las radiaciones.

Toma en cuenta que las radiaciones se realizan según las indicaciones de un médico autorizado y preparado para tal fin el cual al conocer tu estado de gravidez te indicara que hacer y te explicara  si existe riesgo alguno para tu pequeño hijo.

Así que, no te angusties, recuerda que siempre que informes de tu estado y lleves un control regular del embarazo tu hijo y tu se mantendrán a salvo.

¿Son peligrosas las Radiaciones en el embarazo?

Para ser considerado  un estudio peligroso o que atenta contra su salud debes conocer más a fondo cómo se comporta la radiación en el embarazo, por ello te invito a proseguir con la lectura de este interesante titular.

Los rayos X en el embarazo pueden afectar el desarrollo y la salud del feto bajo las siguientes  condiciones:

  • Depende del tiempo de gestación y la cantidad de radiación  recibida :

Se evalúan tres diferentes etapas cada una correspondiente a diversos lapsos de gestación, estas etapas son:

  • Pasadas aproximadamente dos (2) semanas luego de ser fecundado el óvulo y hasta la semana número ocho (8) de embarazo el bebé puede resistir los efectos de las radiaciones en cuanto a malformaciones  se refiere, ahora bien, si durante ese tiempo se reciben radiaciones cuya intensidad sobrepasa los 5 rad el bebé se encuentra en peligro de muerte.
  • Entre la semana número ocho (8) y la semana número quince (15) el bebé corre el riesgo de sufrir los efecto de radiaciones en su sistema nervioso tomando en cuenta que  esto dependerá de la cantidad de radiaciones que reciba, estudiosos de la materia afirman que sólo a partir de 30 rad el bebé podría sufrir tal daño.

Cabe destacar que solo los estudios radiológicos avanzados o para enfermedades fuera del marco de control poseen un porcentaje mayor a los 30 rads.

  1. Llegada la semana número veinte (20) el bebé se encuentra en condiciones físicas y de salud óptimas que le permiten resistir los efectos de las radiaciones.
  2. Alcanzada la semana número veintiséis (26) debe retornar la precaución ya que aun  cuando el bebé no corre peligro dentro del vientre si podría en un futuro desarrollar algún tipo de cáncer.
  3. La zona del cuerpo donde se realizará el estudio

La zona del cuerpo a recibir los efectos de las radiaciones dependerá del estudio que se necesita para ese momento, sin embargo, resulta importante destacar que los médicos obstetras (encargados del control del embarazo) están altamente preparados para determinar si tú  o tu bebé estarían en peligro.

En el caso de un estudio con rayos x en la zona del abdomen no representa peligro alguno para el bebé (estudio sin contraste)  ya que la dosis de radiaciones que recibe es muy baja, recuerda que el bebé se encuentra protegido por el útero, órgano que se comporta como una barrera protectora que no permite el paso de alto porcentaje de radiación.

En el caso de un estudio del abdomen donde se requiere la colocación de contraste es necesario o urgente consultar con tu médico ya que podría representar peligro para el bebé.

Existen zonas de tu cuerpo que representan riesgo para el feto y por ello debe ser considerada tema de discusión entre tu medico y tu para determinar cuán necesario es el estudio o si existe la posibilidad de posponerlo para luego del parto.

Estas zonas son:

  • Riñón
  • Vejiga
  • Parte baja de la columna
  • Intestino grueso
  • Vesícula biliar y
  • Pelvis.

¿Afectan al bebé?

Gracias a los avances en la tecnología solo existe un pequeño porcentaje de probabilidades de causar daño al bebé por medio de un estudio de rayos X.

En esta etapa de la vida de la mujer los estudios realizados con rayos x además de ser poco frecuentes solo generan una cantidad de 50 rads, siendo esta cantidad insuficiente para causar mal al bebé.

Estudios estadísticos realizados demuestran que solo entre un tres (3) y seis (6) por ciento de las mujeres embarazadas han dado a luz a bebés con problemas congénitos.

Existen algunas medidas preventivas que te ayudarán a prevenir los efectos de los rayos x en tu hijo, entre las cuales destacan:

  1. Cuando llegues a una zona donde se practiquen estudios con radiaciones informa inmediatamente que estás embarazada, si aún no confirmas tal estado pero sospechas su existencia también debes notificarlo.
  2. No debes cargar o llevar en tus brazos a un niño (a) que haya recibido la radiación por medio de un estudio.
  3. En el caso de mujeres que no están en cinta y deben exponerse a las radiaciones como apoyo o ayuda para un familiar o amigo pueden solicitar la protección de sus órganos reproductivos por medio del uso de un delantal de plomo.
  4. Mantente atenta a la hora de llegar a un centro asistencial, aunque es poco probable en ocasiones los avisos de radiación pasan desapercibido y se corre el riesgo de daño al feto de no ser tomadas las medidas preventivas necesarias.

error: Content is protected !!