¿Duele un Legrado Uterino? (Recuperación y Cuidados posteriores)

Un legrado uterino es una intervención quirúrgica menor que amerita colocación de anestesia para evitar dolor y posibles complicaciones, en pocas ocasiones es practicado en el consultorio médico con el uso de anestesia local, generalmente se realiza en el quirófano de un hospital con la colocación de anestesia general,  sin embargo, es el médico el encargado de decidir cuál es el ambiente necesario y acorde a la situación.

El dolor solo puede ser soportado sólo mediante la colocación de anestesia.

¿Qué es el legrado uterino?

Legrado Uterino
Legrado Uterino

El legrado uterino es una técnica quirúrgica que se realiza con el fin de retirar el endometrio mediante el raspado de la matriz y evitar la aparición de infecciones producto del material (desecho) existente en tu interior.

En general se realiza de la siguiente manera:

Mediante el uso de un espéculo se dilata el canal cervical y de estar manera mantener abierto el cuello uterino, luego se inserta el instrumento con el cual se raspa la matriz de nombre legra, en algunos casos se utiliza un pequeño aspirador con el que se succiona y se extraen los restos existentes.

Esta actividad puede tardar aproximadamente entre diez (10) y quince (15) minutos.

Se recomienda no comer ni beber ningún tipo de alimento durante las ocho (8) horas anteriores al legrado, esto se aplica en casos de uso de anestesia general.

De igual manera se indica no ingerir medicamentos que afecten la coagulación sanguínea como por ejemplo la aspirina con el fin de evitar hemorragias.

Podemos mencionar dos tipos de legrados, estos son:

Legrado obstétrico

Es el legrado que se realiza en casos de aborto espontáneo e involuntarios, la finalidad de dicho legrado es retirar los restos de placenta que no han sido expulsados.

Se puede practicar solo hasta el tercer mes de embarazo, en los meses siguientes el médico evaluará otro tipo de intervención en caso de ser necesario.

Legrado ginecológico

El uso de este tipo de legrado es diverso, se realiza en circunstancias como:

  • Sangrado abundante y doloroso
  • Sangrado entre periodos
  • Sangrado durante las relaciones sexuales
  • Sangrado en la menopausia
Haz Click Aquí para leer >>  Depresión y Embarazo (¿Afecta al bebé? Síntomas y Tratamiento)

También se practica para detectar enfermedades o infecciones del útero, para extraer miomas o retirar dispositivos como el DIU que se incrusta por error en las paredes de dicho útero.

Los riesgos tras la realización de un legrado son los que siguen a continuación:

  • Perforación uterina debido a lo débil y sensible de la matriz.
  • Infecciones o hemorragias luego de realizar un legrado incorrectamente, dejando restos de material en el interior de la matriz.

El médico indicará una consulta pasados quince (15) días del legrado,  para un chequeo y revisión con el fin de verificar el avance de la recuperación.

Una de las complicaciones de gravedad tras un legrado es el Síndrome de Asherman, presta mucha atención a lo que sigue:

El síndrome de Asherman se produce luego de un legrado que ha ocasionado heridas en el útero (tanto es su pared anterior como posterior)  que no cicatrizan como es debido y se juntan de tal manera que el útero se va cerrando impidiendo la formación del endometrio y la posterior implantación del embrión.  

Es posible determinar si una paciente sufre este síndrome tan  solo con la realización de una radiografía de útero, mediante la cual  se puede observar fácilmente si las paredes del mismo están o no pegadas.  

Cuando el legrado se realiza por aborto involuntario, son muchas las mujeres que preguntan ¿puedo volver a intentarlo? Y ¿cuándo puedo volver a intentar el embarazo?,

La respuesta es que si puedes volver a intentar el embarazo,  pues el legrado no afecta la fertilidad de la mujer, es decir, las oportunidades de lograr un embarazo son las mismas que las de una mujer a la que no se le ha practicado un legrado uterino.

Para poder concebir nuevamente se recomienda esperar aproximadamente noventa (90) días, para prepararte física y emocionalmente para una segunda oportunidad.

¿Por qué duele?

Durante la intervención quirúrgica para la práctica del legrado uterino no se presenta dolor alguno,  esto gracias a los efectos de la sedación utilizada.

Posterior a la intervención  es normal que se presenten dolores como:

  • Cólicos y espasmos repetitivos
  • Calambres a nivel abdominal
  • Dolor de espalda y vientre

Lo antes expuesto se debe a que el útero comienza el regreso a su tamaño normal, por lo tanto se presentan dichas dolencias o malestares.

Para combatirlos se indica el uso de analgésicos como el ibuprofeno de acuerdo a las indicaciones del médico tratante, bajo ninguna circunstancia te auto mediques ya que podrían surgir complicaciones inesperadas.

 Recuperación y cuidados posteriores

Luego de practicado el legrado se necesitan solo algunos días para la completa y satisfactoria recuperación de la mujer, a continuación te lo explicare detalladamente:

  • Dentro de las primeras veinticuatro (24) horas de practicada la intervención se indica reposo absoluto, pasado este tiempo la mujer puede comenzar a caminar poco a poco sin realizar esfuerzo, se mantiene la prohibición de realizar actividades  en el hogar o de tipo laboral. Luego de pasado los ocho (8) días se suspende el reposo y se pide mantener el cuidado de levantar objetos pesados.

Debemos recordar que el legrado es una intervención quirúrgica que no se encuentra exenta de presentar riesgos.

Para evitar complicaciones debes tener los siguientes cuidados y precauciones:

  • No mantener relaciones sexuales vaginales luego de dos (2) semanas de realizado el  legrado para evitar contraer infecciones.
  • No usar tampones ya que el canal vaginal se encuentra muy sensible y el riesgo de infección es muy alto bajo estas circunstancias.
  • No debes usar duchas vaginales por lo menos durante las siguientes dos (2) semanas, la limpieza e higiene debe ser normal (abundante agua y jabón) sin  el uso de sustancias extrañas que pueden provocar algún tipo de reacción desfavorable.
  • La práctica de ejercicios deportivos debe suspenderse hasta que el médico considere oportuno retomarlas, la finalidad de esta medida preventiva es evitar accidentes mayores.
  • Utiliza una compresa de calor en la zona del abdomen para evitar la propagación de dolor o contracción en dicha zona, puedes adquirir este tipo de compresa en farmacias o tienda de equipos médicos.
  • Llevar una alimentación sana y balanceada para recuperarte y prepararte para una nueva oportunidad de embarazo si así lo deseas.
  • Evita el exceso de preocupaciones, es normal la aparición de un breve sangrado, de igual manera recuerda que tienes a tu disposición la experiencia y el apoyo de tu médico de cabecera.

Algunos médicos que han practicado el legrado bajo anestesia general recomiendan mantener la paciente en observación durante la noche siguiente a la intervención y dar de alta en horas de la mañana del próximo día.  

Es normal que la mujer tenga sangrado leve en los días posteriores al legrado, sin embargo es de vital importancia acudir al médico lo antes posible si se presentan hemorragias fuertes, fiebre, flujo vaginal con mal olor, cólicos , mareos y calambres.

La mejor respuesta ante una difícil situación que se presenta, es la actitud con la que enfrentas lo sucedido, el optimismo y el deseo por recuperarte con éxito marcará la diferencia, recuerda que una mente sana y dispuesta logras mejores resultados sobre todo cuando se trata de intentar un nuevo embarazo.


error: Content is protected !!