¿Puedo Dormir Boca Arriba en el Embarazo? (Es Peligroso?)

El embarazo es la etapa más hermosa y maravillosa esperada por toda mujer, son nueve bellos meses de cambios, de sorpresas, de altos y bajos debido a los síntomas o malestares a los que se enfrenta la madre, sin embargo todo lo que sucede durante la gestación vale la pena cuando se trata de ver nacer una partecita fruto del amor entre la pareja.

Toda mujer embarazada debe cumplir con una serie de recomendaciones y cuidados desde el primer mes de gestación y hasta el último día de espera para garantizar llegar a feliz término estos nueve meses y recibir un bebé sano y fuerte con el que todos los padres sueñan.

Los cuidados que debe tener la futura mamá no solo corresponde a la asistencia mensual a revisión con el médico de control y a la ingesta de vitaminas o medicamentos necesarios para el desarrollo del feto sino también a la postura de la mujer al dormir, sobre todo cuando acostumbras dormir boca arriba, es posible que esto resulte algo insignificante o poco importante pero no es así.  

Por tal motivo te invito a aprender un poco más acerca de qué sucede cuando duermes boca arriba.

Puedo Dormir Boca Arriba en el Embarazo
Puedo Dormir Boca Arriba en el Embarazo

Existen muchas teorías acerca de las posibles contradicciones de dormir boca arriba, expertos en el tema afirman que dormir boca arriba no está contraindicado durante el embarazo, sin embargo recomiendan en lo posible evitar esta posición.

Durante el primer trimestre puedes dormir boca arriba, pues en estos meses el tamaño del útero no es tan grande por lo que no hay ningún peligro, lo mismo ocurre en el segundo trimestre de gestación.

¿Es peligroso Dormir Boca Arriba estando Embarazada?

Dormir boca arriba se convierte en una postura sumamente peligrosa, a medida que el útero va creciendo con el pasar de los meses, el peligro se intensifica en el último trimestre.

Pero ¿Qué sucede en los últimos tres meses de embarazo?

Es en la última etapa de la dulce espera que el útero aumenta su tamaño incrementando las posibilidades de aprisionar una vena tan importante y primordial para la vida del bebé como es la vena cava inferior, siendo esta la encargada de redistribuir la sangre desde la parte inferior del cuerpo hasta llegar al corazón.

Entre las consecuencias de la afectación de la vena cava inferior podemos mencionar las siguientes:

El síndrome de hipotensión supina

Este síndrome se produce por la compresión de la vena cava inferior producto del aumento de peso del útero, siendo esta una condición normal del embarazo específicamente en los últimos meses.

Al estar comprimida esta vena el flujo sanguíneo es irregular e incluso puedo llegar a ser tan grave que ponga en peligro la vida del bebé.

En casos donde la mujer padece de patologías previas al embarazo como diabetes o hipertensión arterial la situación se hace aún más complicada y requiere de una estricta vigilancia médica así como de un mayor cuidado por parte de la madre en el momento de dormir.

Este síndrome se manifiesta por medio de la siguiente sintomatología:

  • Mareos y/o náuseas
  • Sudoración excesiva
  • Taquicardia

Por esta razón es muy importante auto analizarte para determinar a tiempo si los malestares que pudieras estar padeciendo se producen a raíz de la posición que adoptas al dormir.

Interrupción del flujo de sangre

La interrupción del flujo sanguíneo es considerada como una de las consecuencias que conlleva mayor riesgo a la vida del gestante.

La placenta se encarga de transmitir al bebé el oxígeno y los nutrientes que él o ella necesitan para su normal desarrollo, por esta razón cuando se ve obstaculizado el libre paso del flujo de sangre hasta esta entonces el bebé deja de recibir el oxígeno y los nutrientes que requiere.

Mortinato

El mortinato ha sido considerado por mucho estudiosos de la materia como un trágica consecuencia de dormir boca arriba, sin embargo este triste episodio no ha sido comprobado con exactitud.

Hasta la fecha solo se conoce de un pequeño porcentaje de mujeres específicamente el 13% de estas, que  atribuyen la muerte de su bebé al hecho de dormir boca arriba durante los últimos meses de embarazo.

Cabe destacar que este tipo de muerte sólo podría darse unido a otros factores que hagan de la condición de salud del bebé lo más crítica posible pudiendo terminar con el triste desenlace.

No debes olvidar que tu fantástico instinto de madre te hará despertar y cambiar de posición al sentirte incomoda durmiendo boca arriba, por lo que dormir de esa manera será solo cuestión de minutos y no existe peligro alguno para tu hijo.

¿Como debo dormir si estoy embarazada?

Seguramente en qué posición dormir es la preocupación de muchas embarazadas quienes ya se han topado con las dificultades o incomodidades que origina el crecimiento progresivo de la barriga durante los nueve meses de gestación.

Algunas falsas creencias como por ejemplo “si duermo en una posición X haré daño al bebé” generan angustia y zozobra en la mujer que en ocasiones no tiene experiencia en el caso.

No temas dormir, recuerda que es necesario descansar toda la noche como es debido para retomar las fuerzas necesarias y enfrentar todos los cambios que sufre tu cuerpo.

En los meses de embarazo puedes dormir adoptando la siguiente posición:

Dormir de lado

Específicamente de lado izquierdo, en esta posición el flujo sanguíneo necesario para dotar de oxígeno y nutrientes al bebé por medio de la placenta funciona correctamente durante toda la noche.

Del mismo modo el riñón puede funcionar como es debido eliminando los desechos contenidos en tu organismo y que puedan generar malestares estomacales, como por ejemplo la acidez que tanto molesta a la madre durante los meses de embarazo.

Se recomienda el uso de suaves almohadas entre las piernas, sobre ellas puedes posar una pierna y evitar que el peso de esta recaiga completamente sobre la otra pierna.

Dormir con las piernas elevadas

Esta posición es recomendada para aquellas mujeres que sufren constantemente de calambres en sus piernas debido a problemas previos de circulación sanguínea.

En este caso puedes intercambiar posiciones mientras duermes, es decir, a cierta hora de la noche colócate boca arriba con una almohada debajo de tus piernas de manera que se eleven lo más alto que se pueda y te permitan calmar los hormigueos o la pesadez que sientes.

Dormir semisentada

No todas las comidas resultan saludables para algunas mujeres, en algunos casos los condimentos y las grasas producen malestares estomacales que no permiten dormir adecuadamente, en este caso te recomiendo dormir semisentada, puedes colocar una almohada en tu espalda para hacer un poco más cómoda esta postura y conciliar el sueño tan deseado.

En realidad muchas mujeres sienten dificultades a la hora de dormir, por el tamaño de la barriga, los constantes movimientos del bebé o algún síntoma propio del embarazo, pero cualquiera que sea  la situación no será más significativa que la llegada de un hijo.

Se hace oportuna la invitación para aquellas madres a tomar este artículo como una herramienta para saber cómo dormir por el bienestar de su hijo y no permitir que los nervios o el temor se apoderen de ti si en medio de la noche descubres que has dormido boca arriba.


error: Content is protected !!