Cafeína y Lactancia Materna ¿Cómo Afecta a la Madre y al Bebé?

Café y Lactancia

Puede la cafeína y la lactancia estar presentes en la vida de una madre al mismo tiempo? Esta es la pregunta que molesta a muchas madres jóvenes. La nutrición del futuro y la madre lactante deben ser extremadamente saludables y equilibradas.

No es ningún secreto que después de dar a luz una madre debe seguir la dieta , para no dañar el pequeño organismo del bebé. Es por eso que debe elegir productos alimenticios seguros, ecológicos y naturales.

Pero cuando todo está relativamente claro con la comida, la situación con las bebidas es diferente. No hace mucho, los doctores insistieron unánimemente en que una madre joven no debe tomar café mientras amamanta. Ahora los pediatras se volvieron algo más indulgentes con esta bebida. Hoy se permite la cafeína mientras se amamanta, pero en pequeñas cantidades.

Aprende Aquí Todo Lo Que Necesitas Para Una Lactancia Exitosa Y Feliz. Click para Ver!

Es especialmente difícil negarse a tomar café mientras amamanta a las mujeres que están acostumbradas a beber varias tazas de esta bebida divinamente sabrosa. Simplemente no pueden imaginar su mañana sin el olor a granos de café tostados.

Entonces, ¿cuál es el daño de esta bebida? ¿Tal vez solo sean mitos y rumores vanos de que la cafeína contenida en esta bebida puede ser perjudicial para la salud de un bebé recién nacido?

Índice()

    Mitos Del Pasado Sobre La Cafeína Y La Lactancia

    Puede beber café descafeinado mientras amamanta.

    No es verdad. Este análogo del café también contiene cafeína. La diferencia es que la concentración es más baja. Pero el contenido de colesterol en él es mucho más alto. Por lo tanto, no eliminará la cafeína, sino que agregará colesterol.

    No se permite el café, se necesita té.

    No es verdad. En diferentes tipos de té, el contenido de cafeína varía de igual a granos de café a una mayor concentración. En el té verde, hay un componente (un análogo de la cafeína) - theine. Su influencia en el sistema nervioso humano no siempre es positiva. Por lo tanto, la elección de la bebida debe basarse en la reacción individual del bebé y la madre, y no en los estereotipos de nuestra sociedad. El café mientras amamanta puede hacer un daño menos que beber mucho té fuerte.

    Otros Mitos

    1. Bebe todo lo que quieras. El niño necesita estar acostumbrado a todo desde los primeros días. Entonces se adaptarán al mundo exterior.
      No es verdad. Esta regla tiene derecho a existir tanto en medicina como en dietología. Sin embargo, todo tiene sus límites. Hasta 2 meses, una madre lactante debe ser extremadamente cuidadosa con la comida. El tracto gastrointestinal del recién nacido todavía es demasiado débil. La microflora solo está siendo reclutada, todos los procesos están siendo normalizados, el cuerpo se está adaptando. Después del período del recién nacido, el bebé puede acostumbrarse lentamente a estos o esos productos. La cafeína entra en la lista de tales productos.
    2. El café instantáneo no tiene componentes naturales. Por lo tanto, no hay peligro potencial. No es verdad. ¡En el café instantáneo, el contenido de cafeína está fuera de escala! El objetivo del producto es satisfacer las necesidades del organismo, reducir el costo de fabricación del producto y vincular a un posible comprador. El café instantáneo está hecho de una variedad de grano de baja calidad, que tiene el contenido máximo de cafeína.

    ¿Cómo Afecta La Cafeína a la Lactancia Materna y al Bebé?

    Cafeína y Lactancia Materna
    Cafeína y Lactancia Materna

    ¿Por qué las mamás jóvenes intentan no tomar café? Esto se debe principalmente a los prejuicios sobre la cafeína que es parte de la bebida vigorizante y fragante. Las madres temen que la cafeína tenga un impacto negativo en el bebé. La "historia de terror" más popular es la siguiente: un niño se pondrá nervioso, inquieto, no dormirá bien y se retrasará en el desarrollo.

    De hecho, la cafeína no es realmente saludable para los bebés, sino por otra razón. El organismo de un bebé no puede digerir y retirarlo. Al acumularse en el cuerpo del bebé, la cafeína puede tener un efecto dañino. Pero esto es posible solo cuando tomas café regularmente en cantidades decentes.

    Aparte de eso, la madre que amamanta puede no tener miedo a la cafeína mientras amamanta. Además del café, la cafeína está contenida en muchos otros productos: chocolate de cualquier tipo, cacao, té negro y verde. Por cierto, tenga en cuenta que el té verde contiene más cafeína que el café, y, sin embargo, la lactancia materna no es motivo para negarse a tomarla.

    Como cualquier producto nuevo, el café puede provocar una reacción alérgica en el bebé. Esté atento a una reacción alérgica durante las primeras horas después de alimentar al bebé con leche "café".

    La Cafeína Y La Lactancia Materna: Influencia En La Madre Y El Niño

    El deseo de una mujer de tomar una taza de café por la mañana es absolutamente comprensible. Ayuda a "recargarse" después de una noche sin dormir o tomar un descanso entre las tareas domésticas y el cuidado constante del niño. Pero mientras que el café anima a la madre y le da fuerza y ​​energía, la influencia del café en el bebé es un poco diferente.

    La Experiencia Práctica Muestra Que La Cafeína A Veces Puede Ser Perjudicial Para Un Niño:

    • La cafeína durante la lactancia aumenta la excitabilidad nerviosa. El niño puede estar sobreexcitado, irritable o quejumbroso.
    • La cafeína puede romper su horario de sueño. Y, lo que es más, un niño puede perder el apetito.
    • El café es un producto con alta alergenicidad. Después de la lactancia con cafeína, un niño puede tener problemas con las heces o puede tener una erupción en la piel. Estos son signos de una alergia.
    • El café tiene una evidente capacidad diurética. Es por eso que el niño debe tener la oportunidad de compensar la pérdida de líquidos de manera oportuna.
    • La cafeína durante la lactancia puede afectar la extracción de calcio y otras sustancias beneficiosas del cuerpo.
    • El café durante la lactancia debe excluirse si a su bebé se le recetan medicamentos que contengan cafeína. En particular, la cafeína se puede encontrar en analgésicos y remedios para los pulmones.
    • Si después de tomar una taza de café con la madre, el bebé tiene las mejillas enrojecidas o cae en un sueño intermitente y, a menudo se despierta por la noche, es necesario dejar de tomar café por un tiempo. Pero esto no significa que cada bebé reaccionará con signos alérgicos o se pondrá excesivamente nervioso. En este tema, todo es individual y mucho depende de la salud del bebé.

    En cuanto a la influencia del café durante la lactancia, no hay nada de qué preocuparse. Como regla general, la cafeína no tiene influencia en la cantidad y calidad de la leche. Especialmente si la madre bebe café de alta calidad y en pequeñas porciones. Lo que es más, el hecho es que hay un contenido diferente de cafeína en los diferentes tipos de café.

    ¿Cómo Elegir El Café Para Una Mamá Lactante?

    Cómo Elegir El Café Para Una Mamá Lactante
    Cómo Elegir El Café Para Una Mamá Lactante

    Está claro que el café para una madre lactante debe ser natural, preferiblemente hecho con granos recién molidos. No se recomienda tomar café instantáneo. Tal café está hecho de granos de menor grado, contiene mucha cafeína y se procesa químicamente. Las alergias y las consecuencias peligrosas, en este caso, tienen más probabilidades de aparecer que después de una taza de bebida natural.

    El café descafeinado merece una mención aparte. El nombre de la bebida en sí es engañoso. El café descafeinado no existe. De hecho, esto es café con contenido reducido de cafeína. En términos del grado de daño, dicho café es similar al inmediato, ya que también se procesa químicamente.

    ¿Vale La Pena El Riesgo De La Cafeína Mientras Se Amamanta?

    Antes de beber la primera taza de café después del parto, piense cuidadosamente sobre todos los matices.

    Si una madre bebe café regularmente mientras amamanta, la cafeína se acumulará en el cuerpo del niño. Su influencia en el sistema nervioso no es dañina, pero tampoco es beneficiosa.
    En nuestro tiempo de hiperactividad generalizada de los bebés, este componente en la dieta de la madre puede agravar la condición del recién nacido.
    El café es adictivo como las drogas. Ninguna madre querría que su bebé experimentara adicciones patológicas.
    Si todavía es difícil evitar el antojo de una bebida favorita, cumpla con las siguientes recomendaciones.

    Las Principales Reglas Para Consumir Cafeína Y Amamantar

    • Bebida solo hecha con granos de café. Cocínalo tú misma.
    • El café es seguro en pequeñas cantidades. Por ejemplo, una taza una vez al día o cada pocos días.
    • Si quieres tomar café, es mejor hacerlo por la mañana. Lo que tiene que ver con la lactancia: beba café inmediatamente después de alimentarlo, de modo que la siguiente concentración de cafeína en la leche materna sea más baja.
    • Si toma café mientras amamanta, reduzca la ingesta de otros productos con cafeína.
    • Asegúrese de aumentar la ingesta de alimentos que contengan calcio (queso, requesón, etc.). Las madres lactantes siempre sufren de la falta de calcio y el café contribuye a su eliminación del organismo.
    • No olvide beber un vaso extra de agua limpia por cada taza de café: la cafeína causa deshidratación y es muy importante que la madre que amamanta mantenga el equilibrio de líquidos.

    Rechazar el café o ignorar las advertencias son ambos extremos. La mejor opción, como de costumbre, es el camino del medio. Incluso una madre que amamanta seguramente puede darse el gusto con su bebida favorita sin dañar al niño.

    ¿Ya Conoces La Mega Guía de Lactancia Exitosa y Feliz? Haz Click Aquí y Descúbrela!


    Deja una respuesta

    Subir

    Este Sitio Utiliza Cookies Leer Más!