Blastoma (Definición, Causas, Tipos, Diagnóstico y Tratamiento)

El blastoma es un tipo de cáncer que surge en las células en desarrollo de un feto y generalmente afecta a los niños en lugar de a los adultos.

Este tipo de cáncer puede afectar diferentes órganos, tejidos y sistemas.

Los blastomas se consideran tratables en la mayoría de los casos.

Datos rápidos sobre blastoma

  • Blastoma es un tipo de cáncer que casi siempre afecta a los niños. Ocurre como resultado de tumores malignos en las células de un feto, también conocidas como explosiones.
  • Los blastomas más comunes son hepatoblastoma, meduloblastoma, nefroblastoma y neuroblastoma.
  • Las pruebas pueden incluir biopsia, análisis de sangre y escaneos después de un examen físico y preguntas de un médico.
  • Los blastomas, como la mayoría de los cánceres infantiles, no se pueden prevenir, pero el tratamiento para la mayoría de las personas con cáncer es exitoso y las tasas de supervivencia son altas.
Blastoma
Blastoma

¿Qué es un blastoma?

Blastoma es un tipo de cáncer.

Las células cancerosas son aquellas que no mueren en el punto natural de su ciclo de vida. En cambio, crecen sin control, se extienden y causan daño a los tejidos.

Este tipo de cáncer afecta las células precursoras en el feto.

Las células precursoras son células madre que crecen en tipos específicos de células durante el desarrollo.

Por esta razón, el cáncer es más común en los niños.

Causas

Se cree que el Blastoma es una disfunción genética más que el resultado de factores ambientales.

Son tumores sólidos que resultan de la falla de las células para diferenciarse adecuadamente en sus tipos celulares finales durante el desarrollo fetal o postnatal. Como resultado, el tejido permanece embrionario. Muchos blastomas están presentes en el momento del nacimiento.

Los tipos individuales pueden estar asociados con factores de riesgo específicos. Por ejemplo, el hepatoblastoma es más probable en niños que tienen ciertos síndromes genéticos y afecciones hereditarias.

Tipos comunes

Los cuatro blastomas más frecuentes son el hepatoblastoma, el meduloblastoma, el nefroblastoma y el neuroblastoma.

Hepatoblastoma

El hepatoblastoma es un tumor del hígado y el tipo más común de cáncer de hígado infantil , que generalmente aparece en niños menores de 3 años.6

El tumor puede notarse como un bulto doloroso en el abdomen a medida que crece. Otros síntomas pueden incluir:

  • hinchazón abdominal
  • pérdida de peso inexplicable
  • pérdida de apetito
  • náuseas y vómitos

Algunos niños tienen más probabilidades que otros de desarrollar hepatoblastoma. Los factores de riesgo incluyen:

  • Síndrome de Aicardi, una afección que afecta principalmente a mujeres en las que una parte del cerebro, el cuerpo calloso, está total o parcialmente ausente del nacimiento
  • Síndrome de Beckwith-Wiedemann, una colección de síntomas presentes desde el nacimiento que causa aumento de la altura y el peso al nacer, crecimiento desigual de las extremidades y una lengua grande
  • Síndrome de Simpson-Golabi-Behmel, una condición fatal que causa sobrecrecimiento, características faciales distintivas y dificultades cognitivas
  • poliposis adenomatosa familiar, una condición hereditaria que causa el crecimiento de cientos o incluso miles de pólipos en el intestino grueso
  • enfermedad de almacenamiento de glucógeno, una enfermedad hereditaria que afecta cómo el cuerpo convierte la glucosa en glucógeno y la espalda, afectando el hígado y los músculos
  • muy bajo peso al nacer
  • trisomía 18 o síndrome de Edwards, un trastorno de los cromosomas
Haz Click Aquí para leer >>  RCP Reanimación Cardiopulmonar en Bebés y Niños

En general, los niños con hepatoblastoma que tienen el tumor completamente extirpado y que también se someten a quimioterapia tienen una tasa de supervivencia del 100 por ciento.

Meduloblastoma

El meduloblastoma es el tumor más común que afecta el sistema nervioso central en los niños.

Estos típicamente se forman en una parte del cerebro llamada cerebelo, que controla el movimiento, el equilibrio y la postura. Son tumores de crecimiento rápido que pueden crear una variedad de síntomas, que incluyen:

  • cambios de comportamiento, como apatía y desinterés en la interacción social
  • ataxia
  • dolores de cabeza
  • vómitos
  • debilidad como resultado de la compresión nerviosa

La tasa de supervivencia a 5 años para los pacientes con meduloblastoma de alto riesgo es mejor que 60 por ciento y puede ser tan alta como 80 por ciento en pacientes con tumores de riesgo estándar.

Tumor de Wilms o nefroblastoma

El tumor de Wilms afecta los riñones y se conoce como nefroblastoma.

Alrededor de nueve de cada diez cánceres de riñón que ocurren durante la infancia son nefroblastomas. Con mayor frecuencia aparecerán como un solo tumor en un riñón, pero en casos raros, pueden ocurrir múltiples tumores de Wilms en ambos riñones.

El tumor de Wilms promedio supera al riñón en el cual se desarrolla muchas veces.

Neuroblastoma

El neuroblastoma es un tumor de células nerviosas inmaduras fuera del cerebro que a menudo comienza en las glándulas suprarrenales, que se encuentran cerca de los riñones. Las glándulas suprarrenales son parte del sistema endocrino que produce y secreta hormonas.

Es uno de los cánceres infantiles más comunes, con alrededor de 800 casos en los Estados Unidos cada año.

Este tipo de blastoma también puede comenzar en el tejido nervioso cerca de la parte superior de la columna vertebral, el tórax, el abdomen o la pelvis.

El neuroblastoma se desarrolla cuando las células de neuroblastos no maduran adecuadamente. Los neuroblastos son células nerviosas inmaduras que se encuentran en un feto, y por lo general maduran en células nerviosas o células en la glándula suprarrenal. Si no lo hacen, pueden convertirse en un tumor que crece agresivamente.

Haz Click Aquí para leer >>  Síntomas de un Cáncer de Ovarios: Etapas y Tratamiento

Este tipo de cáncer generalmente se desarrolla en niños menores de 5 años. Generalmente se encuentra después de la metástasis y es un cáncer agresivo que puede diseminarse a los ganglios linfáticos, hígado, pulmones, huesos y médula ósea.

Como un cáncer a veces congénito, podría verse en una exploración prenatal.

Aproximadamente el 6 por ciento de todos los cánceres en niños son neuroblastomas. Los niños con neuroblastoma de bajo riesgo a menudo tienen una tasa de supervivencia superior al 95 por ciento, pero aquellos con una presentación de la enfermedad de mayor riesgo tienen una perspectiva de entre 40 y 50 por ciento.

Otros tipos menos comunes de blastoma incluyen:

  • Condroblastoma: este es un cáncer de hueso benigno que representa menos del 1 por ciento de todos los tumores óseos y generalmente afecta los huesos largos de los adolescentes
  • Gonadoblastoma: este es un tumor que se ve casi exclusivamente en personas con un desarrollo sexual anormal.
  • Hemangioblastoma: este es un tumor raro y benigno que casi siempre afecta a un pequeño espacio cerca del tronco encefálico y el cerebelo en la parte inferior de la cabeza. El hemangioblastoma casi siempre afecta a adultos jóvenes y niños con la enfermedad hereditaria de la enfermedad de von-Hippel-Lindau.
  • Lipoblastoma: este es un tumor benigno de tejido adiposo, que generalmente se encuentra en los brazos y las piernas y afecta principalmente a niños menores de 5 años.
  • Medullomioblastoma: es un tumor que se origina en la parte posterior del cerebro que controla el movimiento y la coordinación del cuerpo.
  • Osteoblastoma: este es un tumor benigno del hueso, generalmente se encuentra en la columna y casi siempre entre la niñez y la edad adulta
  • Pancreatoblastoma: es un tumor del páncreas que afecta a niños de entre 1 y 8 años.
  • Pineoblastoma: esta es una lesión de la región pineal del cerebro
  • Blastoma pleuropulmonar: este es un tumor de tórax maligno raro, que generalmente se encuentra en niños menores de 5 años.
  • Retinoblastoma: este es un tumor del ojo.
  • Sialoblastoma: este es un tumor que afecta a las principales glándulas salivales.
  • Los gliomas son un tipo de cáncer cerebral. Aproximadamente la mitad de todos los gliomas en adultos son glioblastomas.

Diagnóstico

Un médico diagnosticará distintos tipos de blastoma usando pruebas específicas. Las pruebas para el hepatoblastoma, por ejemplo, pueden incluir pruebas de función hepática.

Dependiendo de la edad, condición y síntomas del individuo, y del tipo de blastoma sospechado, las pruebas y los procedimientos de diagnóstico pueden abarcar desde la extirpación y la biopsia de un tumor hasta la prueba de si el cáncer se ha diseminado o la efectividad esperada de un tratamiento futuro.

Haz Click Aquí para leer >>  Diafragma Anticonceptivo (Ventajas, Desventajas y Efectividad)

Las pruebas que se pueden ordenar para un blastoma sospechado o ya diagnosticado incluyen:

  • Exámenes de sangre: implican pruebas de hormonas, proteínas y otros marcadores tumorales, así como la evaluación del número de células cancerosas mediante una prueba de conteo sanguíneo completo (CBC).
  • Biopsias y otras muestras: en una biopsia, la evaluación de laboratorio del tejido tumoral se realiza bajo un microscopio. Se pueden extraer segmentos pequeños con herramientas especiales o cuchillos quirúrgicos, o se puede extirpar todo el tumor. El examen de las células por parte de los patólogos permite un diagnóstico definitivo del blastoma. Se pueden tomar otras muestras, incluida la médula ósea, para su evaluación.
  • Ecografías: este es el mismo método de imágenes que se utiliza para visualizar a los bebés no nacidos con ondas de sonido.
  • Tomografía computarizada (TC), resonancia magnética ( MRI) y tomografía por emisión de positrones (TEP): se puede usar una variedad de pruebas de imagen para identificar y atacar los blastomas.
  • Exploraciones de radioisótopos: los trazadores radiactivos se introducen en el cuerpo y luego son captados por una cámara gamma mejorada por computadora.

Tratamiento

Los blastomas responden bien al tratamiento y se consideran curables.

Las estrategias de tratamiento disponibles para el blastoma son similares a las de otros tipos de cáncer, como la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia.

El camino y el éxito del tratamiento dependen del tipo de blastoma y de otros factores individuales, como:

  • años
  • tiempo de diagnóstico
  • la etapa del cáncer
  • si el cáncer se ha diseminado a otros sitios
  • respuesta a la terapia

Casi todos los casos de neuroblastoma localizado se pueden curar con cirugía sola. Sin embargo, la mayoría de los neuroblastomas y hepatoblastomas de riesgo intermedio podrían requerir quimioterapia moderada antes de la cirugía.

Para meduloblastoma, los tratamientos actuales curan a la mayoría de los pacientes, aunque se asocian con toxicidad a largo plazo .

Prevención

Los blastomas no se pueden prevenir ya que las causas de su desarrollo aún no se comprenden completamente.

Se han identificado factores de riesgo para algunos blastomas, como ciertos síndromes hereditarios, pero nuevamente estos vínculos no se comprenden bien y no permiten la prevención del cáncer.

Sin embargo, el tratamiento a menudo es efectivo y el diagnóstico temprano puede contribuir a la recuperación total.

Blastoma (Definición, Causas, Tipos, Diagnóstico y Tratamiento)
5 (100%) 1 vote

error: Content is protected !!